Chile

La Hta. Magdalena en su segundo viaje alrededor del mundo funda la fraternidad en Chile habiendo sido pedida y acogida por el padre Alberto Hurtado, jesuita, quien fallece un mes después y hoy es San Alberto Hurtado.

Nuestra primera fraternidad fue en los Nogales, callampa pobrísima.

La iglesia chilena en esos años, su mirada y acción se volvió hacia el mundo pobre, proletario, lo que para la fraternidad fue de un gran apoyo.

La fraternidad tuvo su noviciado en el pueblo de Maipú, vecino a Santiago y que a partir de 1973 con el golpe militar pudo ayudar a tantos perseguidos por el régimen.

Otros dos mundos que pudimos conocer y compartir su vida, fueron el de los hermanos mapuches y el de los hermanos gitanos, esto por varios años.

En 1975, Don Fernando Ariztía, obispo de Copiapó, ciudad nortina, nos pide fundar una fraternidad en su diócesis, esto en plena dictadura, partimos y donde nuestra principal inserción fue el trabajo en los parronales que sólo dejaremos al cerrar la fraternidad en 2015.

Hoy estamos en Talcahuano donde compartimos desde 1972 la vida dura y pobre de la población Libertad y en la Victoria, población en Santiago.

Esta fue fundada en 1959, con una ausencia de 11 años, para volver en 1983.

A año y medio de la 1ª gesta histórica de la toma de terreno nos unimos a la lucha por tener el agua, la luz, la pavimentación, etc.

La iglesia desde sus inicios fue una iglesia muy comprometida con la vida de la población, su evangelización fue a partir de la Vida.

La dictadura fue muy dura con esta población tan luchadora y así fue que nos mataron al sacerdote Andrés Jarlan y 13 personas más. Hoy por todo lo vivido somos realmente parte de esta población.

En otros tiempos, económicamente hemos vivido de nuestros trabajos manuales en fabrica, en los planes pro-empleo de gobierno etc… En este momento vivimos de la artesanía y de nuestras pensiones.

Los ámbitos de presencias son muchos: en la Junta de Vecinos; en el “Grupo de reflexión y acción por la paz en contesto de violencia”; tratamos de estar cercanas a los muchos haitianos presentes en nuestra población; en la comunidad cristiana en sus diferentes aéreas…. La iglesia es un lazo muy fuerte que vigoriza nuestra fe y nuestra acción; y el codo a codo cotidiano que da sentido a nuestra presencia…

Cada año, estamos en la “La semana de Nazaret” para jóvenes lo que llevó a dos muchachas a profundizar este “misterio de Nazaret” viviendo en comunidad por un año en una casa que nos facilitaron a metros de nuestra población.

Por nuestro trabajo en la artesanía pertenecemos a la red de “Economía Solidaria y Comercio justo” lo que nos da la oportunidad de vender nuestros productos en las ferias que ellos organizan

… Y este año la pobla cumple 60 años de la toma de terreno, se quiere celebrar “a todo dar”. La memoria histórica  es parte importante de la identidad “victoriana”.

En este largo caminar, como nuestros vecinos, nosotras también envejecemos… Después de un largo discernimiento una hermanita entró en una casa de reposo de las htas de Los Pobres. Ahí está viviendo anciana entre los ancianos, consagrando la mayor parte de su tiempo a la oración. La vocación a la contemplación de hace más concreta y radical.

 

Chile – ArgentinaUruguayBrasilCubaMéxico