Llamadas a la Unidad…

De Hermanita Magdeleine.

“Si me pidieran que defina con una sola palabra la misión de la fraternidad, no dudaría ni un solo minuto en gritar: Unidad, porque todo puede ser resumido en la unidad…

No debemos contentarnos con hablar de amor fraterno. Hay que hablar de unidad en el amor pues, cada vez más percibo que es este el más puro espíritu del Evangelio, el puro espíritu de Cristo. Su último mensaje, ese que uno recibe con tanto amor de labios de los que van a morir, fue: “que sean uno, cómo nosotros somos uno. Yo en ellos y Tú en Mi, para que sean perfectos en la unidad”

Sigan amando a los pobres con amor de preferencia porque ustedes están especialmente consagradas a ellos. Entréguenles lo mejor de ustedes mismas, no los abandonen nunca por los ricos…pero le suplico, no caigan en el error de aquéllos que por sus palabras o por sus actos han levantado barreras más grandes aún que las ya existentes entre los seres humanos, excitando las pasiones humanas de unos contra otros, porque se olvidaron de alzar los ojos hacia la cruz del Salvador Jesús quien desde lo alto del calvario de Jerusalén abrazaba a toda la humanidad de un extremo al otro del mundo”…